El Capitalismo no va de dinero

Estoy preparando un cambio en el sitio que ocupa mi dinero y sigo avanzando en otros trabajos. Mientras tanto, hoy sólo voy a reflexionar.

Llegó el día de hablar de dinero.

Bolsa de dinero

Mucha gente confunde capitalismo con dinero, o viceversa. Cuando hablas de salirte del capitalismo, en seguida el ciudadano medio pregunta: ¿y cómo vas a vivir sin dinero?  La respuesta correcta es otra pregunta: ¿y por qué voy a vivir sin dinero?

Este es un tema que da para una tesis y esto es un blog, así que me explicaré con ejemplos bastos, adjetivos burdos y exageraciones para que se me entienda bien, pero obviamente generalizaré y daré algún patinazo. Dejen sus comentarios y podremos debatir.

El capitalismo no se basa en el dinero. No señor, no se engañen. El capitalismo se basa en la legitimación de la propiedad privada sobre el resto de valores sociales. También la propiedad del dinero, pero no sólo. Fundamentalmente, se basa en la propiedad de los medios de producción. Voy por partes.

Primero: el dinero es muuucho más antiguo que el capitalismo. Tras el trueque, algún pastor pensó que no necesitaba más ánforas y el de las ánforas pensó que no necesitaba más leche de cabra. Fueron a hablar con el de las gallinas, pero este no quería ni ánforas ni leche, quería algo de el de más allá. Así pues, inventaron un bien común que pudiese trocarse por cualquier cosa con un valor estandar (granos de trigo, piedras preciosas, etc) y nació el dinero. Estamos hablando de hace miles de años. Como no quedó escrito en ninguna parte y las palabras se las lleva el viento, sólo podemos saber algo de lo único que aguanta el tiempo: las monedas. Cuando algún cacique o algún rey pensó que debía ser él quien controlase el comercio, decidió que esa unidad de medida la acuñarían en el palacio. Las monedas más antiguas (encontradas) datan de hace 7 milenios (5.000 a.C.).

Moneas antiguas

Siglos antes de las acciones, el crédito o los derivados

Si especulamos y tomamos esa fecha como el nacimiento del dinero y situamos el nacimiento del capitalismo en las leyes de cambio de propiedad de la tierra en Inglaterra (mediados del Siglo XVII), podemos decir que si toda la historia del dinero se condensase en una semana, el capitalismo ocuparía  la última media hora del domingo, de 23:30 a 00:00.

Así que, primer punto, el capitalismo no ha inventado el dinero. Eso sin contar con algo más obvio: si el dinero va ligado al capitalismo, ¿qué hacían en la URSS con los Rublos?

Segundo: la clave del capitalismo es la legitimación de la propiedad privada de los medios de producción por encima de todo lo demás. Es cierto, se podría hacer una historia de la propiedad privada anterior al capitalismo igual que la que he hecho con el dinero. Sin embargo, en la edad media un noble no podía vender su tierra a un vasallo, había algo por encima de la propiedad, que era la cuna y la nobleza. Eso sí, podía otorgarle parte de sus tierras haciéndole caballero, pero no comerciando con él. En Roma un esclavo no podía tener propiedades, la esclavitud estaba por encima de la propiedad.

Cuando nace el capitalismo, nace de la propiedad tal como la entendemos hoy. Legitimada como bien supremo. Se entiende que si algo es de uno, puede hacer con ello lo que quiera (suena bien, ¿verdad?). Suena muy bonito, porque el ideal liberal es que todo el mundo comercia con todo el mundo, pero lo cierto es que no es así. No todos tienen las mismas cartas al comenzar la partida, de hecho hay quien no tiene nada salvo a sí mismo. Y esos tiene que comerciar con lo único que poseen: su fuerza de trabajo. Venden su única posesión, pero sólo pueden venderla mal. Si su fuerza de trabajo puede producir una riqueza X, ahora trabajan para otro, por lo que sólo recibirán como sueldo una parte de esa riqueza X que son capaces de producir. El resto se lo quedará quien ya poseía bienes de producción como tierras o una fábrica. El que recibió más cartas al comenzar la partida.

Hubo un señor alemán que lo explicó mejor que yo.

Pero amigos, cuando la propiedad es una diosa intocable, las consecuencias de este juego injusto están justificadas.

– ¿Por qué puede Telefónica despedir empleados, provocando un problema social como el paro, aun teniendo beneficios? Porque el interés privado de los propietarios, los accionistas, es más legítimo que el derecho al trabajo.

– ¿Por qué los mercados caen hoy que les escribo esto por un referendum en Grecia? Porque el derecho a recuperar el dinero invertido o prestado (que es propiedad cedida) es superior en nuestra sociedad a que un país decida democráticamente su destino.

– ¿Por qué puede un banco echar a una familia a vivir en la calle si se retrasa en los pagos de la hipoteca? Porque el derecho a “cobrar lo mio” es superior al derecho a la vivienda de una anciana enferma de cáncer con un hijo discapacitado

etc, etc, etc.

La propiedad privada es superior a cualquier cosa. Eso si, aquí vienen los típicos listos y te dicen ¿y si entro en tu casa y me llevo tus cosas no vas a defender tu propiedad privada? (Que dan ganas de responder: y si te parto la cara…. ) Pues claro, voy a defender mi propiedad personal. Voy a defender lo que es mío porque lo he obtenido con mi trabajo.

En cada cosa que hay en mi casa hay horas de trabajo mías acumuladas. Si hecho cálculos rápidos, el ordenador desde el que escribo me costó de segunda mano una semana y media de trabajo. Mi cama una semana. Pero es propiedad personal, adquirida en un intercambio limpio de tiempo por trabajo, trabajo por dinero, dinero por bienes. Parte de mi tiempo de trabajo también se destina a impuestos, pero ese es otro tema para otro día.

La diferencia está aquí: si tu te llevas mi propiedad personal, te llevas mi tiempo de trabajo para aumentar tu propiedad personal sin dar a cambio tiempo ni trabajo a la sociedad. Ahora, si yo poseo una empresa y te contrato, tu tiempo y trabajo generan tu propiedad personal y la mía….¿por qué yo tengo el derecho a los beneficios? Porque he arriesgado mi propiedad montando la empresa, ok. Pero, y aquí es donde quiero llegar, ¿por qué yo soy “socialmente” superior? Es decir, ¿por qué si tu eres tan importante como yo para crear la riqueza de mi empresa, si nos necesitamos el uno al otro, si mi riesgo y tu trabajo son complementarios, sin embargo yo decido, yo mando, yo te despido aun con beneficios? Porque la empresa es MIA, aunque yo sea un accionista a miles de kms que ni sabe donde estás tu ni que haces. Es mi propiedad y eso está por encima de tu trabajo.

Eso, amigos, es el capitalismo. No el dinero.

Eso si, ¿qué puede poseerse mejor que el dinero, ese bien intercambiable por cualquier otra cosa? Los capitalistas lo supieron pronto, así que trasformaron el capitalismo industrial en capitalismo financiero. Mejor poseer dinero que simplemente bienes de producción. Y así llegamos al mundo actual, sobre el que estoy preparando un paso en mi proceso de desenganche importante. El 33% de mi dinero va a mudar de sitio. Ya verán donde.

De momento les dejo con una pista: este documental fantástico.

Un saludo.

Anuncios

2 comentarios en “El Capitalismo no va de dinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s