Es mentira: no somos egoístas por naturaleza

No,usted no es egoista. Su instinto natural indomable no le dice que agarre lo suyo antes de que se lo lleve otro. No está en sus genes y su cerebro no está diseñado para eso. No es verdad. Es mentira. Es la mayor mentira que ha conseguido difundir el capitalismo. Y tanto éxito ha tenido, que ahora mismo poca gente que haya leído estas primera líneas me cree. Si usted es de los que no  me cree, vea este vídeo para empezar.

El capitalismo se basa en la competencia entre individuos. En ganar o perder. Y normalmente es sostenido por aquellos que salen al campo con dos goles de ventaja. Tiene algo de selección natural: el más fuerte sobrevive y se come al más pequeño. Educados en esta idea, nos cultivan para ser egoístas y asumir que si yo no tomo lo mío, otro me lo quitará. Y eso nos hace individualistas, llevando la contraria a la naturaleza humana, que es eminentemente social. Detrás de este error están los grandes problemas de soledad y depresión que asolan a las sociedades occidentales.

Sin embargo, la gente defiende esta idea. La gente defiende la individualidad porque cree que le hará libre, pero cada día elegimos menos nuestra vida. Nos limitamos a escoger entre lo que nos ofrecen en el menú, pero no podemos elegir restaurante, ni mesa. La gente común defiende la competición porque nos han dicho que si trabajamos duro podemos ganar. GANAR. Que bien suena, ¿verdad? ¡Yo también quiero ganar! Pero, ¿salimos todos a jugar con las mismas cartas? ¿Es posible ganar EL QUÉ con las cartas que tenemos usted y yo? Y lo que es más importante, ¿se han parado ustedes a pensar por qué no salen a jugar con las mismas cartas que los que están arriba? Esta sería la pregunta clave, pero es para otro día.

Hoy no quiero escribir sobre el reparto de la riqueza, sino sobre la mentira del egoísmo natural que legitima el sistema. Todos de niños manifestamos episodios egocéntricos: papá mira lo que hago, ese lápiz es mío, ponme a mí más tarta, su pedazo es más grande, etc, etc. Solemos mirar a la infancia como un estadio del ser humano más cercano a nuestros instintos naturales desde la idea de que el niño ha pasado menos tiempo en sociedad y por lo tanto está menos “educado”. Así su conducta es más espontánea y más parecida a los deseos que llamamos “naturales”. Esta idea no es del todo errónea, pero fíjense en que he escrito “episodios egocéntricos” y no “episodios egoístas“. El niño es egocéntrico, cree que él es el centro del mundo. Hasta la adolescencia no nos empezamos a dar cuenta de que todo gira en torno a un eje muy lejano a nosotros y que más allá de nuestro hogar no le importamos mucho a nadie. Forma parte del desarrollo de nuestras capacidades cognitivas. Si les interesa este tema les recomiendo leer a Mead y a Piaget. También pueden buscar en google la frase el otro generalizado

Sin embargo, ese egocentrismo no debe confundirse con egoísmo. De las mismas pulsiones, de la misma naturaleza, nace la empatía, el ponerse en el lugar del otro y el sentirse solidario con los pares, la amistad, jugar en grupo o compartir el sandwich del vídeo anterior. Hacer sociedad, en definitiva. Por supuesto que hacer sociedad conlleva convivencia y con ella llegan los conflictos, las peleas, etc, pero al final los lazos se mantienen. Piensen por un momento que son ustedes un homo sapiens perdido en la selva sólo hace decenas de miles de años. ¿Estarían más contentos sólos o si encuentran otra vez al resto del clan? ¿De verdad creen que el ser humano sobrevivió gracias a su egoísmo? En realidad sobrevivió gracias a la cooperación.

El capitalismo, por tanto, contradice la naturaleza humana. Y si no me creen, les pondré dos ejemplos:

– En 2009 se descubrió en Atapuerca el cráneo de un niño con malformaciones. Este niño vivió hace unos 530.000 años y padecía una alteración congénita llamada craneosinostosis (consistente en el cierre prematuro de las suturas que separan los huesos del cráneo) que le produjo graves deformidades y daño cerebral. El niño tenía más de 5 años y menos de 12 en el momento de su muerte. ¿Se les ocurre como pudo sobrevivir? ¿Sólo? Obviamente no: el grupo cuidó de él.

Craneo del niño con malformaciones encontrado en Atapuerca

Si, me conozco el argumento del instinto maternal. ¿Se imaginan una mujer homo antecesor cuidando sóla de un niñó con daño cerebral hace medio millón de años? Hubiésen muerto los dos. El GRUPO tuvo que cuidar de él y de ella. Apartar una parte de la comida para alguien que nunca iba a ayudar a conseguirla. Y eso, hace medio millón de años, no es como donar 10€ a África. Podía ser dejar de comer por un día entero lo que tu has cazado para que lo coma otro que nunca te va a ayudar a cazar. Podía ser ir más despacio ante la llegada del invierno. Suponía curtir más cuero para una personas que no va a curtir nada por tí. Suponía un esfuerzo muy grande sólo por el simple hecho de no dejar morir a otro ser humano. Y nadie les había educado en esos valores en la escuela. Probablemente nadie sabía explicarse que le pasaba a ese niño. Si quieren saber más, aquí tienen la noticia

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20090331/hallazgo-atapuerca-del-craneo-nino-con-una-malformacion-grave-revela-que-homo-antecessor-cuidaba-los-discapacitados/16343.shtml

– Si les gustan las historias más cercanas a nuestro tiempo, además del vídeo con el que he abierto el post, en el blog Somos Primates pueden leer el experiemnto de Felix Warneken y Michael Tomasello, en el que un investigador adulto fingía tener problemas bajo la mirada de niños menores de 15 meses de edad. Demostraron que estos mostraban una fuerte tendencia a ayudar sin obtener ningún tipo de recompensa a cambio. De manera paralela, descubrieron algo sensacional: cuando les daban premios por ayudar, su motivación descendía.  Pueden leer el texto completo aquí. Además, ¿quién no ha visto cómo en una sala con varios bebes, cuándo uno llora se ponen a llorar todos? Es la empatía. Comparten el sufrimiento, porque somos hijos de los que en el pasado cooperaron. Los que decidieron hacer la guerra por su cuenta se perdieron por el camino y con ellos sus genes.

Ahora bien, si no somos egoistas, ¿por qué se sostiene un sistema legitimado por el interés individual? Esa es la gran pregunta. Marx habló de la falsa conciencia, pero tiene mil nombres y mil sociólogos, filósofos, antropólogos, etc tratando de dar la respuesta definitiva a esta pregunta desde hace un par de siglos. El ser humano es social por naturaleza, pero también es muy, muy miedoso. El miedo nos atenaza. Este tema del miedo lo dejo para otro día, pero también llevamos encima los genes de los cobardes. A los valientes se los comieron animales mucho más fuertes que nosotros.

En la sociedad actual nuestros genes cobardes nos hacen bastante borregos. No queremos salirnos del rebaño porque es difícil ser diferente. Esto nos lleva a la apatía y actuamos como si todo nos diese igual. ¿Para qué enfrentarse a un sistema que es mucho más grande que nosotros? Yo, de hecho, no me enfrento: me desengancho. Me retiro por la puerta de atrás.

¿Por qué es tan difícil agrupar gente para cambiar las cosas? La respuesta la pueden encontrar en el siguiente vídeo de las charlas TED. Es de lo mejor que he visto en mucho tiempo y lo que me ha motivado a escribir esta entrada. Tienen que verlo, ¡no se lo pierdan!

Anuncios

2 comentarios en “Es mentira: no somos egoístas por naturaleza

  1. Ligia Archila Serrano dijo:

    Los hombres son producto de psiquis, psicología, neurología, fisiología y cognición, no podemos negar que tenemos una conciencia que es el autonocimiento de nosotros mismos y de los demás, agregando a esto que el hombre hace su propia cultura, historia y economía por las mismas condiciones sociomabientales en las que convive en sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s