¿Sirve todo esto para algo?

Podría terminar esta entrada aquí mismo con una sóla sílaba: SI.

Mafalda mirando una bola del mundo

Pero supongo que alguien esperará explicaciones, así que a continuación me explico.

¿Han pensado alguna vez que son las externalidades? Son las consecuencias de sus acciones que tienen incidencia en los demás. Se trata de un concepto clave en sociología y economía. Cuando se ha tratado de explicar la sociedad desde un mero resultado de agregación de conductas individuales, como si de una gran ecuación con miles de variables se tratase, cuyo resultado final es la sociedad que vivimos, siempre se ha terminado en el mismo sitio: fracasolandia.

Este razonamiento, conocido en sociología como ingeniería social (o programa político </chiste>)  fracasa porque las relaciones entre individuos son mucho más que la suma de las partes. En ocasiones, ni si quiera importan las partes, sino sólo el resultado conjunto. Piensen en el idioma en que les hablo/escribo: castellano. ¿Es necesario conocer a cada hispanohablante para estudiar el castellano?

En las relaciones entre individuos se producen muchos elementos que terminan independizándose de ellos hasta tomar vida propia y son dichos elementos los que “producen” a las personas. Si esto les parece ciencia ficción, piensen en el producto social por excelencia: el lenguaje. ¿El idioma que escribo y que ustedes leen en este momento quién lo ha creado? Todos y nadie. Porque en realidad, han sido ustedes y yo quienes hemos tenido que aprender este idioma para comunicarnos. Es el castellano el que nos ha creado a nosotros como hispanohablantes. Y alguno de nosotros con un poco de suerte podrá modificarlo un poco. Pero no es la suma de los hispanohablantes el que lo crea, porque la mayoría ni nos vamos a ver nunca. Hay diferentes estructuras de comunicación, distintas situaciones de poder, escenarios distintos, etc.

Ahora lleven este razonamiento a la cultura, la religión, él sistema económico, la política, el capitalismo, etc y ya están preparados para estudiar sociología o al menos solicitar la ayuda de un sociólogo cuando hay que tratar determinados temas.

Dense cuenta de lo pequeños que somos usted y yo: ¿podría usted sólo cambiar el castellano? Pues el capitalismo tampoco, me dirán.

Mi respuesa es: según. Yo sólo no, pero si muchos empezamos a compartir unas actitudes, podremos cambiarlo igual que los habitantes de la edad media cambiaron el latín y crearon en su lugar el castellano, el catalán, el italiano, el francés, etc, etc Pero se cambiará de la misma manera: por un proceso lento, constante y que venga motivado desde abajo. Ningún decreto, ley o plan nacional hubiese transformado el latín en castellano. Ningún presupuesto, programa político o ley cambiará el capitalismo. O lo hacemos usted y yo día a día, o no lo hará nadie.

Un elemento clave para comprender las dificultades y las posibilidades de cambio de una estructura social por sus individuos son las externalidades, que como les decía son esas cosas que uno produce con sus actos y que pasan a formar parte del contexto general. Les pongo un ejemplo: cuando yo cojo la bicicleta y dejo el coche, estoy dejando de producir un CO2 y con ello me beneficio yo y usted, aunque usted vaya en coche. Es un motivo para el cambio global, porque no sólo hay un beneficio individual.

Y al revés. Si usted coje el coche, por mucho que yo vaya en bicicleta, también me trago su humo. Sus actos provocan un humo que respiramos todos. Por ese motivo, la libertad individual es tan dificil de gestionar en las sociedades. La frase “mi libertad termina donde empieza la de los demás” es un gran principio, pero dificil de aplicar. ¿Es usted libre de ir en coche? ¿Y mi libertad para respirar aire limpio? Es como el dilema de los fumadores: eres libre de fumar si no me obligas a compartir tu humo. En este caso, con la prohibición en bares y locales cerrados, se ha cumplido en España lo de “la libertad de uno termina bla bla bla”, pero , ¿por qué no hacer lo mismo con los coches?

Como ven las cosas no son tan sencillas como se hablan en el bar. Organizar una sociedad es extremadamente complicado. No es tan fácil como algunos nos quieren hacer creer cada 4 años.

Así pues: bienvenido al mundo donde “eso lo arreglaba yo así, así y así” no funciona. Es decir, el real. Donde uno tiene una idea estupenda y cuando la pone en marcha surgen externalidades que la llevan al fracaso. Por ejemplo, cuando SONY y el resto de discográficas comenzaron a comercializar CDs vírgenes para aumentar su beneficios y provocaron el Top Manta y el fin de las discográficas.

– En ese mundo, el que coje la bici se siente bobo, porque de sus acciones se beneficia todo el mundo, pero se traga el humo de los demás.

– En ese mundo da pereza reciclar, porque yo cubro el coste de tener 3 cubos y andar separando todo, pero la basura del que no asume ese coste también me la como yo.

– En ese mundo en el que yo no me compro un casa de 50m2 por 50 millones de pts con una hipoteca a 40 años porque es una locura, pero la crisis que provocan los que si lo hicieron me la como también yo.

– Ese mundo en el que yo hago huelga, me descuentan el día, me peleo con mi jefe, corro el riesgo de ser despedido, pero si consigo que echen atrás la reforma laboral también la echan atrás para los que no la hicieron.

– Ese mundo en el que Michael Moore pidió, harto de todo esto, que a la guerra de Irak sólo fuesen los hijos de los votantes de Bush. O de los congresistas que la votaron.

Y entonces empieza el desencanto y la gente deja de reciclar, de cojer la bici, etc, etc.

Pues aquí vengo yo a decirles que no se desanimen, porque las externalidades también se dan del lado positivo.

– Desde que empecé con todo esto, 4 compañeros han empezado a tomar el café de las 11:00 de comercio justo. Eso significa que el resultado que yo esperaba se multiplica por 5. Y es probable que algunos de los lectores del blog también lo hayan hecho.Y eso una externalidad positiva. Y me hace muy feliz.

– Aunque los horarios me han puesto dificil seguir cogiendo la bici al ritmo de antes, comparto el coche con una compañera. 3 días por semana, lo que implica que los resultados se multiplican por 4 (un día de bici, 3 de coche compartido). Otra externalidad positiva. Gracias L.

Si quieren ayudar, trabajen su externalidades. Olvídense de la gente que supone una barrera. Considérenlos como los que seguían hablando latín cuando ya estaba naciendo el castellano y el francés. Piensen en lo que ustedes quieren cambiar y háganlo. Sin prisa, pero sin pausa. Es verdad que si usted baja la calefacción también se beneficia quien la matiene a tope para estar en camiseta en casa en pleno enero, pero piense en la gente que le cae bien. Ellos también se benefician.

Y sobre todo, cuéntelo. Yo tengo un blog, pero lo más eficaz es el boca a boca. Si la gente ve que usted recicla, quizá ellos comiencen a hacerlo. Del mismo modo que alguien tuvo que empezar a ponerse la gorra para atrás y al final si la llevabas hacia delante eras el raro. La gente se imita. Den ejemplo y no se desanimen.

Y si no saben por donde empezar, aquí tienen ideas:

10 cosas que haces en casa y con las que te puedes estar cargando el planeta

http://www.canalsolidario.org/noticia/10-cosas-que-haces-cada-dia-con-las-que-te-puedes-estar-cargando-el-planeta/28731

6 falsos mitos sobre ahorrar energía en casa

http://www.xatakaciencia.com/energia/6-falsos-mitos-sobre-ahorrar-energia-en-casa

7 consejos para reducir nuestra huella de carbono

http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/energia_y_ciencia/2012/03/12/207719.php

Pueden sentirse unos héroes y hacer algo como esto

http://www.medioambiente.org/2012/04/el-heroe-que-creo-una-selva.html

Pero como es muy duro, pueden simplemente donar algo de dinero a gente que si se sienta con energías y tiempo

http://www.canalsolidario.org/idea/conoce-el-poder-de-las-microdonaciones/155?utm_medium=email&utm_campaign=boletin&utm_source=semanalCSO

Si saben de algo, cuéntenlo. Este amigo ha abierto esta web que les recomiendo. (Gracias A)

http://www.alvarofh.net/

Pero no hace falta tener un blog. El boca a boca es igual de eficaz. Y el ejemplo la mejor publicidad. Y si es usted un alcalde o un cargo político, plantéese hacer algo realmente útil por su gente

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/26/internacional/1332776603.html

Y sobre todo no se desanimen.

Llevo tiempo sin contar mis peripecias porque sigo con los mismo actos y las mismas ideas: comercio justo, bicicleta, reducir el consumo, etc y no quiero aburrir a nadie. Pero ya estoy en la lista de espera de un grupo de consumo (Gracias M), así que en breve tendré nuevos pasos en mi lucha personal. Y espero que nuevas externalidades.

Hasta entonces les espero. ¡No se lo pierdan!

Mafalda: si uno no cambia el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno

Anuncios

2 comentarios en “¿Sirve todo esto para algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s