¡Adiós Iberdrola! ¡Hasta nunca Endesa!

Seguramente conozcan este programa:

Es el reportaje que el programa “Salvados” que presenta Jordi Évole y que emite la Sexta dedicó a explicar el oligopolio que las empresas eléctricas tienen montado en España. (Aquí lo pueden ver en la web de la Sexta si lo borran en youtube -> http://www.lasexta.com/videos/salvados/2012-noviembre-18-2012111600028.html)

Tras la privatización del negocio eléctrico (denunciada por el Tribunal de Cuentas), el sistema que ahora se ha hundido nos comunicó a todos a través del gobierno que le hizo los deberes que la liberalización y la competencia traerían un mejor servicio y una reducción de precios. Ya saben, aquello de que “lo privado funciona mejor que lo público”, “la competencia y el libre mercado”, etc, etc. Todos esos mantras que nos han repetido una y otra vez hasta que han parecido verdad y todo. Pero cuando uno se informa e investiga se da cuenta de que no es así. Y es importante darse cuenta antes de que apliquen esos mantras a servicios tan básicos como la sanidad (pero este es un tema para otro día).

“Sorprendentemente” –para algunos- la privatización y la liberalización han traído un sistema que no ofrece un mejor servicio, sube permanentemente los precios y, a diferencia del sistema público, no se puede controlar y no reparte los beneficios entre la sociedad. Como explicar el mercado energético es muy largo y tedioso les invito a que vean el programa de Salvados, que lo explica de forma muy clara y amena, algo que yo no voy a ser capaz de hacer por escrito. Pero resumiendo mucho, podemos destacar tres puntos:

–          La libre competencia no existe porque es obvio que cualquiera no puede abrir una central nuclear como quien abre una panadería, sino que sólo unos pocos pueden hacerlo. Imagínense quienes pueden.

–          El precio no puede bajar, porque las subastas se rigen únicamente por criterios de máximo beneficio, como es de esperar en el capital privado. Y por este motivo a las subastas acceden bancos que no producen energía, pero especulan con ella, como hicieron con la vivienda (vean programa Salvados si no entienden este punto)

–          El servicio no puede mejorar, porque la energía o la tomas o la dejas. Supongamos que Iberdrola le trata mal. ¿Qué va a hacer usted? ¿Pasarse a Endesa? Y si lo hace, ¿qué va a pasar? ¿Cree que le van a cambiar los enchufes y la red? ¿Qué va a consumir una energía distinta? Comprará la misma energía facturada por otra empresa. ¿Y si le trata mal Endesa, qué? ¿Vuelve a Iberdrola? ¿Apaga el frigorífico y la lavadora? Ya me entienden…. Esto no es como cambiar de panadería o de tienda de ropa.

Así que una vez visto todo esto, he decidido desengancharme de la producción capitalista de electricidad. Porque a pesar del panorama que les he pintado, SI HAY ESCAPE. ¿Poner un panel solar en mi casa? Ya me gustaría, sería lo ideal. Pero no puedo hacerlo en mi casa de alquiler dentro de un bloque de pisos. Además, no tendría ni idea de por donde se empieza.

Sin embargo, gracias a que en este país sobran chorizos en el poder, pero también rebosa gente con ingenio y talento a pie de calle, hace unos años se creó en Cataluña la cooperativa Som Energia.

Esta cooperativa accede al mercado eléctrico y comercializa energía con el único fin del mejor beneficio para sus cooperativistas. 

Como toda cooperativa, el beneficio de la actividad es para el colectivo que la forma, a diferencia del sistema capitalista que separa el beneficio de la propiedad privada de los bienes de producción del trabajador y de los clientes. ¿Se han perdido? ¡Pierdan los prejuicios y lean a Marx (socialista) y David Ricardo (liberal) estas navidades junto al Belén y el árbol! Aprenderán mucho sobre como les va a ir en 2013.

Volviendo al tema, a esta cooperativa le ha ido tan bien desde que comenzaron a funcionar (sin ser capitalistas, ¡ milagro!) que además de comercializar energía han ido pudiendo recaudar capital social para producir ellos mismos energía solar y eólica con nuevas instalaciones. Supongo que eso les permite tener más fuerza negociadora en los precios que ofrecen y garantizar que toda la energía que consumas como socio será de origen renovable.

Así que me he hecho socio por el mínimo de capital social (100€) y ya he solicitado que me provean ellos de energía. El coste es similar o incluso menor al de cualquier compañía oligopólica (pueden comparar precios aquí-> http://www.comparatarifasenergia.es/ ) Ahora falta que la compañía oligopólica que me suministra electricidad actualmente “suelte” mi línea. Esto es como la portabilidad de los móviles, así que supongo que me harán una contraoferta y esas cosas tan entretenidas que no me habían hecho antes y que pienso rechazar. Es más, estoy esperando ávido su llamada para darles este argumento:

“Dejo su compañía por haber presionado para la desaparición del programa Salvados” Si no están al tanto de esta circunstancia pueden leer sobre este hecho aquí -> http://www.meneame.net/story/sexta-mantendra-salvados-pese-presiones-lobby-electrico

El hecho de recibir energía de una cooperativa de la que soy socio me saca del sistema de empresa-cliente y me convierte en productor-consumidor al mismo tiempo, por lo que podré seguir consumiendo energía, pero sin depender de intereses ajenos. Además, el hecho de que sea renovable y sostenible es importante. Déjenme que les dé un último y breve sermón sobre que significa “sostenible”.

El argumento medioambiental sobre la sostenibilidad sería más que suficiente para justificar su importancia. Pero hay un argumento más. Las energías renovables son sostenibles medioambientalmente, pero también socioeconómicamente. Un ejemplo muy sencillo.

CASO 1.

Central Nuclear

Para abrir una central nuclear se necesita muchísimo dinero. Sólo unos pocos tienen ese capital. Además, produce muchísima energía que precisa de una extensa red de clientes. Se forma un sistema energético centralizado donde unos pocos (los dueños de grandes capitales) nos proveen a los demás de un bien básico. De esa manera, ¿qué intereses prevalecerán a la hora de gestionar el sistema energético de un país? ¿Apagamos la central nuclear y nos quedamos sin luz o pagamos unos eurillos más en la factura? El que quiera ver que vea.

CASO 2

Placas solares en Japón

Sin embargo, si todos tuviésemos en nuestro tejado un panel solar seríamos productores y consumidores. Los intereses que habría que gestionar serían los de la comunidad. Eso no significa que sea perfecto, pero desde luego la agenda energética reflejaría intereses, si no comunes, mayoritarios. Sería un sistema no centralizado, sino democrático, con todos los defectos, pero también con todas las virtudes. Y sin duda mejor que un oligopolio dominado por los grandes capitales. De eso no tengo ninguna duda. Así que, en efecto, la tecnología crea política. Y elegir la tecnología es elegir un modelo de sociedad. Por eso apostar por energía solar es algo más que apostar por un planeta limpio. Es apostar por una sociedad más justa. Por eso el capitalismo prefiere el petróleo y la energía nuclear. No es que no se crean el cambio climático. Es que lo demás no es un negocio. Por eso la única renovable que le gusta al sistema capitalista son las grandes presas hidroeléctricas. Porque mantiene el sistema centralizado y oligopólico. Por eso las únicas solares por las que apuestan son grandes instalaciones en el desierto y no por un modelo en el que  cada uno tenga una placa en su tejado.

No se engañen. Está todo pensado. Pero no podrán conmigo 😉

  1. Voy desenganchándome del petróleo gracias a que cada vez utilizo más la bici (ya casi tampoco cojo el Metro gracias al tarifazo que dejó Esperanza Aguirre antes de marcharse entre lágrimas).
  2. También voy incrementando el consumo de productos adquiridos o directamente al productor o en comercio justo.
  3.  La mitad de mi dinero se encuentra en la Banca Ética. La otra va camino (aunque facturas, nóminas, alquileres, etc dificultan el paso definitivo)
  4. Ahora también recibiré energía renovable gestionada de forma cooperativa.
  5. Etc, etc, etc…..

Y vivo mejor. Les animo a imitarme y a seguir compartiendo los resultados de mi experimento. Como siempre lo iré contando en este blog actualizado desde el software libre.

¡No se lo pierdan!

Anuncios

10 comentarios en “¡Adiós Iberdrola! ¡Hasta nunca Endesa!

  1. carla dijo:

    Hola! cómo te ha ido con Som? Es lo poco que me queda pendiente por cambiar en mis rutinas… Sabes si llegan hasta Madrid? Merece la pena el cambio? muchas gracias.

  2. Bartolo dijo:

    Hola, he descubierto tu blog recientemente y me parece muy interesante. Yo también llevo tiempo realizando pequeñas acciones para favorecer algo menos al sistema.
    En este punto quería comentar que aunque Som Energía es la más conocida, también existen otras como por ejemplo Zencer, Lucera, etc. En mi caso llevo unos años con la cooperativa andaluza Zencer y por ahora me ha ido perfecto, pago sobre un 5% menos que con Endesa y eso que esta es 100% energía de renovables.
    Un saludo y todos mis ánimos para que sigas con tus acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s