Cuidado con la fusión nuclear

477px-H1_Heliac

Fuente: http://wikimediafoundation.org/wiki/File:H1_Heliac.jpg

En el mundo de la ciencia se ha recibido con admiración la noticia de que por primera vez se ha llevado a cabo un proceso de fusión nuclear controlada que ha generado más energía de la que se ha invertido en el proceso mismo. La Marea se hacía eco el pasado día 16 de febrero de un artículo publicado en Materia donde se explicaba el proceso y al que pueden recurrir para saber más.

Pueden leerlo aquí http://www.lamarea.com/2014/02/16/la-energia-limpia-e-inagotable-esta-un-paso-mas-cerca/

La fusión nuclear es un antiguo sueño de la ciencia que permitiría dotar a la humanidad de un sistema de energía inagotable y limpia. En cierto modo, las esperanzas puestas en la fusión recuerdan a los sueños futuristas que despertó la energía atómica por fisión en los 50. Posteriormente, el uso militar de la misma, el problema en la gestión de los residuos radioactivos y el riesgo de accidentes como los de Chernóbil y Fukushima, han sembrado suficientes dudas. Por ejemplo, países desarrollados como Alemania se han puesto el objetivo de eliminar la energía nuclear.

Sin embargo, la fusión aparece como una opción nuclear que -si bien si tiene uso militar desde la guerra fría- no presentaría problemas de residuos, minimizaría la posibilidad de accidentes y, además, permitiría eliminar la dependencia de los recursos fósiles como el carbón y el petróleo. Pero aquí vienen mis dudas: cuidado con la fusión fría.

El problema energético plantea tres límites de sostenibilidad:

–          La sostenibilidad de recursos. Es decir, el debate entre energías de fuentes renovables y no renovables. La fusión, capaz de producir enormes cantidades de energía con la fusión de átomos de hidrógeno, hace que podamos entenderla como una fuente inagotable frente a opciones como el petróleo, que algún día se terminará. Un punto para la fusión.

–          La sostenibilidad ambiental. Aunque abunden los políticos dubitativos, no hay un solo científico en el mundo que dude del cambio climático y de la influencia de las emisiones de gases invernadero en el mismo. Si usted duda, no me importa. Su opinión no va a cambiar la evidencia científica. Para los que gustan de creer en la ciencia más que en los grupos de presión, la fusión supone una alternativa que permitiría prescindir de la quema de combustibles fósiles cubriendo las demandas energéticas del mundo presente y del futuro con unos países emergentes gigantes (China, India, Brasil, etc.) demandando energía a niveles europeos. Dos puntos para la fusión.

–          La sostenibilidad social. Vaya, de esta nunca nos acordamos al hablar de sostenibilidad.

Ya hablé de esto aquí: https://desenganchandome.wordpress.com/2012/12/06/adios-iberdrola-hasta-nunca-endesa/

La fusión plantea los mismos problemas que la fisión, las centrales térmicas o las grandes presas hidráulicas. Problemas de sostenibilidad social que ya resuelve otra fuente inagotable: la energía solar. Para abrir una central nuclear, térmica o -en el futuro- de fusión, se necesita mucha acumulación de capital. Eso hace que sólo una pequeña parte de la sociedad, la que maneja las grandes sumas privadas o el estado, puedan plantearse la inversión. Una vez hecha la inversión, esas grandes centrales generan electricidad y la distribuyen a miles de consumidores de forma radial. Es decir, concentran el poder de forma piramidal, generando sistemas energéticos que tienden al oligopolio. Sin embargo, la energía solar puede instalarse en el tejado de cada casa o de cada edificio público o privado. Requiere una inversión al alcance de la clase media, no sólo de los grandes capitales. Además, cada uno produce lo que necesita. Si sobra, lo vierte a la red. Si le falta, lo coge de otro. De este modo se genera un sistema en red, con múltiples actores implicados, que impide los oligopolios.

Y ahora, piensen, en casos como la situación económica actual. ¿Para quién se gestionará el sistema eléctrico en un sistema oligopolista? ¿Para quién en un sistema en red?

El segundo sistema, el solar en red, genera intereses comunes entre grandes capas de la sociedad y empuja hacia gestiones que tengan en cuenta el bien común. Necesitan de todos los actores y, además, equilibran los poderes. Los sistemas oligopolistas empujan hacia la defensa de los intereses de unos pocos. No tienen más que ver el documental Oligopoly para comprenderlo.

¿Y qué sistema genera la fusión? De momento, generaría un sistema centralizado. Un sistema donde sólo tendrían entrada grandes inversiones y que tendería al oligopolio. Así que, por favor, cuidado con el optimismo por la fusión. Sin duda debemos seguir investigando y es una buena noticia, pues en el futuro necesitaremos fuentes de energía de este tipo. Pero deberíamos construir antes un sistema colectivo y reticular basado en otra fuente inagotable que ya sabemos gestionar: el sol. Si no, la energía será infinita, pero acumulada en pocas manos. Y no serán las nuestras.

Anuncios

Un comentario en “Cuidado con la fusión nuclear

  1. Garbiñe dijo:

    A mi también me surgen dudas respecto al artículo: si la energía de fusión se obtiene del hidrógeno ¿por que dice que es inagotable? no se cuanto hidrógeno hay en nuestro planeta pero seguro que infinito no es. Y la segunda es que no habla de las consecuencias de que hubiera un accidente (si es que puede haberlo y si hay consecuencias, que me da que si).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s