Video de Gas Natural Fenosa de la campaña #YoIBEXtigo de La Marea.

Anuncios

1 millón de € de beneficio en Som Energía

Siempre defendí en este blog que hablaría de alternativas al capitalismo, pero reales. Y no sólo eso, alternativas que tras un análisis frío son más eficientes que el capitalismo.

1 millón de euros de beneficio ha tenido este año Som Energía. Gestionar la electricidad de forma cooperativa no sólo es posible, sino muy rentable. Y eso que sólo trabajan con energías renovables. A diferencia de las compañías que deben financiar sueldos de 6 cifras en los consejos de administración donde reunen la lo más granado de la clase política, Som Energía ha sometido a votación entre sus socios qué hacer con este beneficio.

El 85% ha decidido guardarlo para cuando vengan peores tiempos. Podían haber votado repartirse unas tarjetas black, stock options o cualquier otra remuneración propia del eficiente y exitoso capitalismo, pero han decidido ahorrar como una parte más de su locura </ironic>.

Ahí so dejo toda la información que ofrecen en su blog: https://blog.somenergia.coop/comunicados-prensa/2016/10/ndp-resultados-extraordinarios-en-som-energia/

 

¿Impuesto al sol? No me das miedo.

En los últimos días ha sido noticia el Real Decreto que regula el autoconsumo de energía en España.

panelsolar

No voy a detenerme a explicarlo, porque la cobertura informativa ha sido amplia, pero podemos resumirlo en que se blindan los intereses del oligopolio eléctrico de “capitalismo de amiguetes” que domina hoy el mercado eléctrico español.

Si no me creen, pueden leer:

Creo que todos entendemos que las asociaciones de empresas fotovoltaicas no son “jipis” bolivarianos de cubazuela, así que su rechazo unánime parece un síntoma bastante claro del desastre que supone este decreto para la evolución del sistema eléctrico español.

El decreto no se limita a imponer lo que se ha denominado un “impuesto al sol”, que encarece la instalación de paneles hasta hacerlos económicamente poco rentables (y aun más a las empresas que a las familias) ,sino que se ha lanzado a crear nuevos impuestazos a las nuevas tecnologías que van apareciendo, como las baterías Tesla para el hogar, de las que les hablaré otro día. Si quieren saber ya algo sobre estas baterías, aquí les dejo otro enlace -> http://www.xataka.com/otros/tesla-powerwall-asi-es-la-apuesta-de-tesla-por-la-energia-renovable-dentro-del-hogar

Menos mal que estos eran los “liberales”. Todo el decreto está redactado para proteger los intereses de empresas burocratizadas que apuestan por energías antiguas, como la burbuja de centrales de ciclo combinado o las antiquísimas centrales nucleares. Pero mi opinión es que no se trata sólo de una cuestión de dinero, sino de poder, como ya expliqué en esta entrada -> https://desenganchandome.wordpress.com/2012/12/06/adios-iberdrola-hasta-nunca-endesa/ . Se trata de seguir controlando el sistema energético y, con ello, el sistema productivo español, manteniendo el cártel del IBEX35 y sus ramificaciones a través del sistema político. Como consecuencia de ello, en unos meses podremos ver que consejo de administración es el que tiene reservado una silla para el ministro Soria. Yo apuesto por Repsol.

¿Y qué hacemos además de quejarnos en Twitter?

Por suerte, en este país ideas no faltan, así que aquí les traigo unas opciones para resistir a la ofensiva del imperio.

En primer lugar, podéis invertir en energia solar gracias a ECOOO. http://www.ecooo.es/

eco-logoCon esta cooperativa energética la inversión solar es posible para todos los bolsillos y sigue siendo rentable, una vez que no se trata de pagar los servicios prestados a los culos bipartidistas en los consejos de administración, ni alimentar estómagos agradecidos en la prensa con carísimas campañas de publicidad injustificadas en términos económicos.

Existen varias opciones:

Pero la energía solar no es la única renovable. Si queréis invertir en renovables en general, Som Energía (cooperativa que también te ofrece llevarte la energía a casa y desengancharte de Iberdrola o Endesa https://www.somenergia.coop/es/ ), ofrece de forma habitual participar en su capital social para comprar estaciones de generación abandonadas.

De nuevo, sin consejos de administración, ni estrategias de “publicidad editorial”, hay estaciones que resultan rentables. La última fue la compra de un proyecto hidroeléctrico en Peñafiel (Valladolid) https://www.somenergia.coop/es/inversion-en-renovables/invierte-al-capital-social/

Finalmente, existe este proyecto para comprar un aerogenerador de forma colectiva http://www.viuredelaire.cat/el-proyecto.html

viudelaire

Se llama Vivir del Aire, pero desconozco cual es el estado del proyecto: si ha tenido éxito, si ha sido abandonado, si sigue abierto…, pero es una muestra más de que se pueden hacer muchas cosas para resistir al “tarifazo liberal”.

Espero que os haya gustado y que más de uno se anime a sumarse a estas iniciativas. Si conocéis más o podéis ampliar la información, debajo están los comentarios. También se admiten críticas, pero si vas a trolear o hacer el mendrugo, ahorra tu tiempo, porque están moderados.

Nos vemos en otra entrega para desengancharse del capitalismo.

¡No se lo pierdan!

Cuidado con la fusión nuclear

477px-H1_Heliac

Fuente: http://wikimediafoundation.org/wiki/File:H1_Heliac.jpg

En el mundo de la ciencia se ha recibido con admiración la noticia de que por primera vez se ha llevado a cabo un proceso de fusión nuclear controlada que ha generado más energía de la que se ha invertido en el proceso mismo. La Marea se hacía eco el pasado día 16 de febrero de un artículo publicado en Materia donde se explicaba el proceso y al que pueden recurrir para saber más.

Pueden leerlo aquí http://www.lamarea.com/2014/02/16/la-energia-limpia-e-inagotable-esta-un-paso-mas-cerca/

La fusión nuclear es un antiguo sueño de la ciencia que permitiría dotar a la humanidad de un sistema de energía inagotable y limpia. En cierto modo, las esperanzas puestas en la fusión recuerdan a los sueños futuristas que despertó la energía atómica por fisión en los 50. Posteriormente, el uso militar de la misma, el problema en la gestión de los residuos radioactivos y el riesgo de accidentes como los de Chernóbil y Fukushima, han sembrado suficientes dudas. Por ejemplo, países desarrollados como Alemania se han puesto el objetivo de eliminar la energía nuclear.

Sin embargo, la fusión aparece como una opción nuclear que -si bien si tiene uso militar desde la guerra fría- no presentaría problemas de residuos, minimizaría la posibilidad de accidentes y, además, permitiría eliminar la dependencia de los recursos fósiles como el carbón y el petróleo. Pero aquí vienen mis dudas: cuidado con la fusión fría.

El problema energético plantea tres límites de sostenibilidad:

–          La sostenibilidad de recursos. Es decir, el debate entre energías de fuentes renovables y no renovables. La fusión, capaz de producir enormes cantidades de energía con la fusión de átomos de hidrógeno, hace que podamos entenderla como una fuente inagotable frente a opciones como el petróleo, que algún día se terminará. Un punto para la fusión.

–          La sostenibilidad ambiental. Aunque abunden los políticos dubitativos, no hay un solo científico en el mundo que dude del cambio climático y de la influencia de las emisiones de gases invernadero en el mismo. Si usted duda, no me importa. Su opinión no va a cambiar la evidencia científica. Para los que gustan de creer en la ciencia más que en los grupos de presión, la fusión supone una alternativa que permitiría prescindir de la quema de combustibles fósiles cubriendo las demandas energéticas del mundo presente y del futuro con unos países emergentes gigantes (China, India, Brasil, etc.) demandando energía a niveles europeos. Dos puntos para la fusión.

–          La sostenibilidad social. Vaya, de esta nunca nos acordamos al hablar de sostenibilidad.

Ya hablé de esto aquí: https://desenganchandome.wordpress.com/2012/12/06/adios-iberdrola-hasta-nunca-endesa/

La fusión plantea los mismos problemas que la fisión, las centrales térmicas o las grandes presas hidráulicas. Problemas de sostenibilidad social que ya resuelve otra fuente inagotable: la energía solar. Para abrir una central nuclear, térmica o -en el futuro- de fusión, se necesita mucha acumulación de capital. Eso hace que sólo una pequeña parte de la sociedad, la que maneja las grandes sumas privadas o el estado, puedan plantearse la inversión. Una vez hecha la inversión, esas grandes centrales generan electricidad y la distribuyen a miles de consumidores de forma radial. Es decir, concentran el poder de forma piramidal, generando sistemas energéticos que tienden al oligopolio. Sin embargo, la energía solar puede instalarse en el tejado de cada casa o de cada edificio público o privado. Requiere una inversión al alcance de la clase media, no sólo de los grandes capitales. Además, cada uno produce lo que necesita. Si sobra, lo vierte a la red. Si le falta, lo coge de otro. De este modo se genera un sistema en red, con múltiples actores implicados, que impide los oligopolios.

Y ahora, piensen, en casos como la situación económica actual. ¿Para quién se gestionará el sistema eléctrico en un sistema oligopolista? ¿Para quién en un sistema en red?

El segundo sistema, el solar en red, genera intereses comunes entre grandes capas de la sociedad y empuja hacia gestiones que tengan en cuenta el bien común. Necesitan de todos los actores y, además, equilibran los poderes. Los sistemas oligopolistas empujan hacia la defensa de los intereses de unos pocos. No tienen más que ver el documental Oligopoly para comprenderlo.

¿Y qué sistema genera la fusión? De momento, generaría un sistema centralizado. Un sistema donde sólo tendrían entrada grandes inversiones y que tendería al oligopolio. Así que, por favor, cuidado con el optimismo por la fusión. Sin duda debemos seguir investigando y es una buena noticia, pues en el futuro necesitaremos fuentes de energía de este tipo. Pero deberíamos construir antes un sistema colectivo y reticular basado en otra fuente inagotable que ya sabemos gestionar: el sol. Si no, la energía será infinita, pero acumulada en pocas manos. Y no serán las nuestras.