Todos los métodos que utilizan las farmacéuticas para frenar la entrada de genéricos en el mercado

Los genéricos son los copyleft del mercado de patentes. Si el capitalismo fuese una sociedad de mercado, como defienden los más ortodoxos, entonces los genéricos existirían desde el minuto 1 en libre competencia, regulando la demanda el precio y la oferta.

Sin embargo, “curiosamente”, el capitalismo sólo funciona si se regula el mercado hacia arriba eliminado la competencia. Por ejemplo, creando monopolios, siendo las patentes un tipo de monopolio imprescindible para engrasar la máquina. Y, como he defendido en otras ocasiones, el sistema económico actual no se mueve por la libre competencia, sino por la defensa de los límites al mercado basados en la propiedad de todo, incluso los intangibles, como las ideas. Por ese motivo, cuando la patente termina, la competencia encuentra su mayor enemigo precisamente en quien la nombra para legitimar su posición de privilegio.

Aquí les dejo el ejemplo de las farmacéuticas 

http://m.eldiario.es/sociedad/Maneras-farmaceuticas-investigar-Comision-Competencia_0_625038284.html

La salud es una ruina

Hay una frase que no se donde he leído que viene a mi cabeza de vez en cuando: “Ser pobre es muy caro”. De algún modo la he asociado a todo lo que he ido reflexionando en estas semanas de gripe-virus-fiebre-dolor muscular. De hecho, estar sano es una ruina. Si nos guiamos por los patrones de salud de la sociedad occidental, es carísimo. Entre gimnasio, nutricionista, osteópata, complementos vitamínicos, fitoterapia, dietas, diuréticos y antifatigas tipo revital o energisil se te va el sueldo de Rodrigo Rato.

Bromas a parte, el truco del sistema ha sido hacernos pensar que no estamos sanos si no “compramos la salud”, sea en formato medicina o en formato gimnasio, revistas, cremas, etc. La salud, como todo, se ha convertio en un negocio. Y para mi, este es un tema central. Más aun después de sufrir la enfermedad recientemente.

En este tiempo de enfermedad, donde aun se respetan las bajas laborales (por poco tiempo) he podido revisar el documental Sicko de Michael Moore.

Es un documental de 2006 acerca del sistema de salud norteamericano, por lo que no refleja los mismos poblemas que podemos tener en España, pero el asunto de fondo si es el mismo: tratar la salud como un negocio privado. En la entrada anterior de este blog, subida entre fiebres, adjunté el artículo “Las bacterias no entienden de economía” en el que se critica básicamente como los criterios económicos se han impuesto a los criterios de salud en la investigación farmacéutica en las últimas décadas, provocando, ente otras cosas, un descenso de la eficacia de los antibióticos y una sobreoferta de productos para “ricos” (antidepresivos) y una infraoferta de productos para “pobres”(vacunas).

Y sobre esto último ha habido interesantes novedades los últimos días. Ha querido la casualidad que mientras alguien me contagiaba de lo que fuese en una conferencia sobre legislación de patentes de software, en el mundo saltaba la noticia de que la India se enfrentaba a Bayer por la patente de un anticancerígeno. La noticia entera la tienen aquí, pero en resumen se trata de lo siguiente: Bayer comercializa un anticancerígeno por 4.000€ al mes y la India ha decidido fabricar un genérico por poco más de 100€. No es el primer caso de este tipo. En su día Brasil rompió la patente de un medicamento contra el SIDA. Tailandia también siguió ese camino.

Las farmacéuticas alegan que las patentes protegen la investigación. Que nadie va a financiar el I+D si luego no va a recuperar la inversión. Suena coherente, pero yo tengo varios peros a esto:

– El gobierno indio, ¿debe proteger la I+D de Bayer o a los enfermos de cancer de su país? ¿Protegería Alemania la I+D india o sus propios enfermos?

– Si la India puede ofrecer un genérico 40 veces más barato, es que el I+D no es tan caro como dice Bayer. Al menos si el objetivo es conseguir la medicina para curar y no para hacer negocio.

– ¿Deben ser negocios privados quienes investiguen la cura de las enfermedades? Esta pregunta es para mí la más importante.

Los intereses privados son legítimos, pero son privados. Cualquier repaso a las cifras de la industria farmacéutica revela ciertas tendencias que nos deberían hacer reflexionar:

1. En los últimos 40 años no ha habido grandes innovaciones en antibióticos para humanos. De hecho, algunos han dejado de ser tan eficaces como lo eran hace 40 años. Sin embargo, se ha hecho un gran negocio suministrando estos antibióticos al ganado para engordarlo artificialmente. Esto ha provocado que muchas enfermedades que tenían cura se hayan hecho resistentes a las medicinas. Pero ha sido un gran negocio para los intereses privados. Tienen ustedes datos en el artículo que les enlacé antes sobre “las bacterias no entienden de economía”.

2. En las últimas décadas, gran parte del I+D se ha dirigido no a inventar medicamentos, sino enfermedades. Se han recogido problemas sociales y se han hecho clínicos. Y luego se ha puesto en circulación un medicamento. Los antidepresivos son un gran negocio: se suministran durante largos periódos de tiempo (quizá toda la vida) y son consumidos por ciudadanos de los países ricos. ¡Ojo!, la depresión es una enfermedad. Y muy seria. Pero “estar depre” NO. Y muchas veces las causas de las “depres” son sociales y derivadas de un estilo de vida. Pero vender pastillas sin duda es mejor para un negocio privado. Les dejo este enlace de “Rema y calla” con más información. Es muy bueno.

3. Lo mismo ocurre con el incremento de niños con “déficit de atención”. Haberlos “hailos”, pero hablen con profesores y descubrirán que la mayoría lo que tiene es problemas en casa. Pero de nuevo vender pastillas es un mejor negocio. Como suele pasar con casi todo en esta vida, los Simpsons ya trataron este tema.

4. Una vacuna no es rentable. Es barata y se suministra una única vez. ¿Qué inversor privado del tipo que ha generado esta crisis va a financiar investigar sobre una vacuna cuando puede financiar un medicamento que se suministra regularmente?

5. A pesar del gasto en I+D, el principal gasto de una industria farmacéutica es el marketing, como corresponde a un negocio privado. http://piedrafilosofal.wordpress.com/2008/02/09/la-industria-farmaceutica-gasta-mas-en-marketing-que-en-investigacion-y-desarrollo/

Si uno lo mira desde el punto de vista del accionista, todo esto es lógico. Si lo mira desde el punto de vista del enfermo, no.

Les recomiendo ver el documental de Michael Moore. Lo tienen por partes en youtube. Les dejo la primera parte al final del post.

Sobre mi desenganche personal, tengo pocas novedades, ya que me he pasado este mes revolcandome entre el sillón, la cama y el trabajo. Mal ambiente para innovar y enfrentarse al mundo. Pero no desisto.

Tras la semana santa seguiré desenganchándome y se lo iré contando en este blog

¡No se lo pierdan!